domingo, 30 de noviembre de 2014

OTOÑO

OTOÑO


Aunque tardío, por fin llegó el otoño, y con él sus tonos ocres y sus paisajes melancólicos. Esta época del año nos invita a disfrutar de sus increíbles imágenes dignas de los mejores espectáculos que nos proporciona la naturaleza.




















2 comentarios:

  1. Esperanza.
    Bellísimas las imágenes, tu sensibilidad de poeta ve la belleza en donde la mayoría de los seres.ven solo flores. O nada.

    En la última imagen veo a tu hermosa y medieval Toledo, donde estuve el 2 de marzo pasado. Y Toledo y Buenos Aires coinciden hoy en algo: es que aquí la primavera le dio paso este amanecer (son las 7.12 aquí) al otoño, que llegó para instalarse por el Río Tajo y visita fugazmente el Río de la Plata. De los 22 grados de mínima del sábado pasamos hoy aquí a una temperatura de 20 de máxima.

    Como tu sabrás, Buenos Aires, como muchas provincias argentinas y ciudades de Latinoamérica, fue fundada por los "conquistadores" españoles. Y Pedro de Mendoza llamó a esta ciudad en 1537 "de la Santísima Trinidad del Puerto de Santa María del Buen Ayre" (tal la nomenclatura de la época). Y al llegar yo a España el 1 de marzo, el avión tardó 5 minutos en atravesar las nubes: llovía en Madrid, y hacía frío. Luego fuimos a conocer el Palacio Real bajo la llovizna pertinaz y fría, que se clava en la piel como agujas endiabladas. Después, en medio de la llovizna y la humedad, caminé por una oscura Plaza Mayor y en medio de la muchedumbre disfrazada y feliz (era noche de carnaval) en una iluminadísima Puerta del Sol. Y pensé: Mendoza le habrá llamado "del Buen Ayre" a Buenos Aires por haber encontrado un clima similar al de Madrid; deducción mía sin ningún basamento documental histórico, sólo basada en mi suposición.

    En la mañana del domingo 2 de marzo, conocí Toledo, de cuyas belleza y carácter medieval no quiero redundar ya. Al día siguiente conocí Zaragoza y luego Barcelona. Periplo por Italia y Francia y vuelta a España, pero entrando por San Sebastián, con su mar Cantábrico. Y fin de tour en Madrid, donde me quedé por mi cuenta cuatro días más, con tiempo pero ya con poco dinero. Pero pude charlar con chicas españolas y saber de su educación y hospitalidad para indicar cómo viajar a tal punto o qué metro tomar, o de cualquier tema. O la vendedora de cualquier tienda indicando el valor de lo que te vende y pidiéndote con un "por favor", algo inusual en la Argentina. Ejemplo: compro en Toledo una botella de agua mineral. "-Me llevo este agua". Vendedora: -"Un euro con diez céntimos, POR FAVOR". Ya se sabe que lo que se compra hay que pagarlo, pero te lo piden por favor. Aquí preguntás "¿Cuánto es?" "-Diez pesos", a secas. Porque ya se sabe que hay que pagarlo y se da por sentado y listo.

    Son modismos, formas, que te pueden parecer detalles. A mí, que me digan "por favor", sin que haga falta o, cuando no tienen lo que busco digan "lo siento", me encantó.

    Por eso y por su "gracia" y "donaire" me encantaron las españolas. Y por sus bellezas, me encantó España. Y por todo eso, sumado al hecho que me gusta la literatura, leo tus escritos, cuando el tiempo (de reloj) me lo permite.

    Tengo mil cosas para hacer. Pero vi tus fotos y decidí robarle una hora al amanecer bonaerense y de Lanús (mi ciudad), para contarte lo que tus imàgenes me evocaron.

    Si algún día vuelvo a España, visitaré Toledo para conocerte. Y si vienes un día a Buenos Aires (por qué no), nos conoceremos. Y gracias por ser seguidora del blog de mi periódico PUNTO SUR. Es lo que le quita tiempo a mi tiempo, pero dejo que me lo quite por mi pasión de periodista.

    Un beso argentino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Néstor,

      Qué lindas sus palabras, siempre es un placer hablar con usted. Hizo por España y Europa un viaje muy bonito y me alegra enormemente que le gustara.

      Mil gracias por esa pequeña clase de historia, desconocía el origen del nombre de la ciudad de Buenos Aires. No podemos saber que le pasó por la cabeza a Mendoza cuando le puso el nombre, pero quizás usted esté en lo cierto y fueron las similitudes de ese clima quien lo incitó a ello.

      Me alegra enormemente que le gustara la hospitalidad de aquí, yo nunca estuve en Buenos Aires, pero es una ciudad donde tengo muchos amigos y siempre note su hospitalidad y amabilidad y esa es la imagen que mi cabeza creó del argentino.

      Sería un placer algún día poder conocerle, iba a estar por Buenos Aires ahora en diciembre pero lo tuve que posponer para el año que viene, así que, quizás algún día podamos conocernos. Si alguna vez vuelve por aquí será un placer conocerle, aunque soy de Toledo vivo en Madrid.

      Muchísimas gracias por su comentario, me encantó, y agradecerle enormemente que siga las cosas que hago en estos munos cibernéticos. Gracias también por su blog, siempre tan interesante. Me sirve de nexo de unión con todos mis amigos de Buenos Aires.

      Reciba un cordial saludo y un beso desde España.

      Eliminar